Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

17 de octubre del 2017
HENEQUÉN: FIBRA DE SISAL
Autor:
CP. Enrique Escalante


Ver en la Revista >
Califica este artículo: Thank you for your vote!
 

El henequén (Agave fourcroydes) es una planta monocotiledónea, del género de los agaves, perteneciente a la familia de las Agavaceae. Es originario de Yucatán, en donde fue llamado Ki. Fue domesticado en la época prehispánica por los mayas, debido a la utilidad de sus fibras. Su origen se atribuye a la especie A. angustifolia, que es considerada su ancestro. Las diferencias entre estas dos especies se deben al aislamiento durante el periodo de domesticación. Además de la Península de Yucatán, el henequén fue introducido exitosamente en algunas zonas de Tamaulipas, Veracruz, y en Cuba, regiones en las cuales se encuentra restringido su cultivo.

Anteriormente existían siete variedades cultivadas de henequén en Yucatán, sin embargo, actualmente solo existen tres:

Sac ki (henequén blanco)
Yaax ki (henequén verde)
Kitam ki (henequén jabalí)

El cultivo de Sac ki o henequén blanco ha sido el más difundido en las plantaciones, por la calidad de su fibra, en tanto que el Yaax ki por su fibra de menor aceptación, se encuentra en peligro de extinción, debido a que fue dejado de cultivar. Por su parte el Kitam ki, tiene fibras más suaves y bajo rendimiento, se considera casi extinto y era preferido en el uso textil.

Características:

El henequén es una planta resistente a la sequía, a plagas y enfermedades, cuyas hojas crecen desde el suelo, grandes, lanceoladas y carnosas de color blancoazulado o blanco-grisáceo, con espinas en su borde de casi 2 cm, muy agudas y finas. Todas las hojas terminan en el ápice en una aguja fina de unos 5 cm de longitud. Florece una sola vez en su vida en un tallo de unos ocho o diez metros. Su ciclo de crecimiento es de 8 a 15 años, aunque se dice que puede llegar a vivir hasta los 25 años, de los cuales los últimos 20 años es la etapa productiva de la planta.

Clima:

Clima cálido – subhúmedo y semiseco, con temperatura media de 26°C con precipitaciones pluviales de 600 a 1,200 mm anuales. El suelo que se destina al henequén en Yucatán corresponde a los Leptosoles (Rendzinas), de menor productividad para otras actividades ya sean agrícolas o pecuarias, sin embargo favorece el desarrollo del cultivo lo pedregoso y calizo del suelo para la conformación de su consistencia fibrosa.

Usos:

El henequén es una planta resistente, que no requiere gran atención cultural, por lo que su producción no es costosa, además de poder ser aprovechada integralmente, debido a sus múltiples usos. El principal consumo es industrial, en la fabricación de cuerdas, sogas, sacos, hilos, etc. También se utiliza para la elaboración de artesanías como alfombras, tapices, tapetes y hamacas. A partir de él se pueden también elaborar bebidas alcohólicas y recientemente se está estudiando su posible uso para la fabricación de etanol. Asimismo, del henequén puede extraerse pasta de papel, abono, biogás, la pulpa procedente del desfibrado puede servir como alimento de ganado, pueden extraerse ceras para uso industrial y hecogenina, que es un producto básico para diferentes fármacos de gran demanda mundial. El jugo de henequén puede usarse también como biodetergente para el fregado y lavado, y como emulsionante para combustibles.

Siembra:

La siembra del Henequén está vinculada a las costumbres y tradiciones del campesino. El cultivo se desarrolla en forma natural, ya que no se usan fertilizantes ni pesticidas durante su ciclo vegetativo. La densidad de siembra va de 2,700 a 3,150 plantas por hectárea. Después de una espera, 4 a 6 años posteriores a la siembra, la planta ensaya producción.

Cosecha:

La cosecha es manual, para iniciar se debe considerar que la parte central de la planta o cogollo, de donde se desprenden las hojas tenga una longitud o altura de 1.2 m., también las hojas que se encuentren en posición horizontal respecto al tronco de la planta tendrán una longitud similar. Las hojas a cortar en este momento, con esa longitud, se consideran de buena calidad.

El rango de comercialización en cuanto a longitud de la hoja va de 70 cm a 1.2 m, sin embargo el precio del producto se fija en cuanto a los kilos de fibra producidos.

La hoja cosechada presenta rendimientos que puede ser de 25 a 30 kg y más adelante pueden alcanzarse 35 kg o más de fibra por millar de hojas.

La hoja cortada, usualmente es atada en rollos de 40 hojas cada uno, estableciéndose como medio de control el millar de hoja el cual está representado por 25 rollos.

Una vez realizada la cosecha, la penca será entregada en la desfibradora en el menor tiempo posible a fin de evitar la oxidación y descomposición de la parte expuesta al corte y el deterioro de la misma, lo cual repercute en la calidad de la fibra.

Sistema Producto Henequén:

Actualmente el sistema producto henequén se desarrolla con la participación de los eslabones en la cadena productiva que podemos observar en el siguiente esquema.

Los productores se pueden clasificar de acuerdo con la tecnología que utilizan:

Baja-Media Tecnología: Baja densidad de población (1,500 a 2,000 plantas/ha), cultivos con alta cantidad de maleza, heterogeneidad en el tamaño y edad de las plantas (entre 7-10 años de edad, pequeñas y grandes). Participación del 80% de los productores.

Media-Alta Tecnología: Densidad de población entre 2,500 a 3,000 plantas/ha, con plantaciones no completamente uniformes y no completamente limpias de maleza todo el año, con presencias de
plagas (roedores o tuzas). Participación del 20% de los productores.

La mayor parte de la producción obtenida se vende en el estado para ser transformada en las desfibradoras. El proceso por el cual se agrega valor económico a la planta, involucra 2 etapas:

Industria intermedia: Extracción de fibra (desfibración).

Industria final: Manufactura de productos (hilos, cuerdas, cables, sacos, alfombras, relleno, etc.)

Superficie, Producción y Rendimiento:

Actualmente, en Yucatán se siembran cerca de 14 mil hectáreas de henequén, mientras que en el año de 2000 la superficie alcanzaba 85 mil hectáreas, es decir, la superficie decayó a una sexta parte en diez años. Este cultivo presenta un considerable índice de siniestralidad, que entre 2005 y 2009 alcanzó cerca del 45% de la superficie sembrada. Algunas de las causas de siniestros son los fenómenos climáticos y desastres naturales, como los huracanes e incendios.

Yucatán y Tamaulipas son los únicos dos estados de la República que presentan cultivo de henequén. En Yucatán se encuentra la mayor superficie sembrada.

El volumen de producción en Yucatán ha descendido de una manera importante, de casi 37 mil toneladas en 2000 a 5 mil 500 toneladas en el año 2010, es decir ha caído a la sexta parte en una década.

Los rendimientos anuales se han comportado con muchas variaciones entre poco más de 300 kg y 740 kg por hectárea, promediando en torno a media tonelada de fibra por hectárea cosechada.

Comercio exterior:

No existe una fracción arancelaria específica para el comercio del henequén en nuestro país, sin embargo, se cuenta con las fracciones “53.05.00.05 Sisal y demás fibras textiles del género Agave, en bruto” y “53.05.00.06 Sisal y demás fibras textiles del género Agave trabajadas, pero sin hilar; estopas y desperdicios de estas fibras (incluidos los desperdicios de hilados y las hilachas”. De las dos fracciones señaladas, la primera incluye más del 98% de las importaciones y exportaciones totales. Prácticamente, el 100% de las importaciones de sisal y otras fibras de agave importadas proviene de Brasil y ascendieron en 2010 a 2,972 toneladas con un valor de 2.4 millones de dólares.

Es importante notar que las importaciones cayeron casi un 83% entre los años 2005 y 2009, de importar cerca de 12 mil toneladas, se llegó a importar menos de 2 mil en el año 2009. Posteriormente, las importaciones presentaron un incremento de más de 50% entre el 2009 y 2010.

Por su parte, las exportaciones siempre se han mantenido por debajo de las 500 toneladas. En el año 2010 alcanzaron 262 toneladas, con un valor de 196 mil dólares. Las exportaciones mexicanas tuvieron como destino en 2010: El Salvador en un 98.5%, Francia (1.4%), así como Puerto Rico, Bélgica, Guatemala, Bolivia y EEUU.

El diferencial de los precios asociados a las importaciones y exportaciones de sisal y demás fibras de agave, se ha estrechado desde al año 2008, encontrándose actualmente en US$804.8 por tonelada de importación y en US$880.5 por tonelada de exportación. El precio de las importaciones ha sufrido un incremento de 12.0% entre el año 2006 y mayo del 2011, en tanto que el de las exportaciones ha sufrido una caída de 60.3% en ese lapso.

Precios internacionales:

El precio de la fibra de sisal a nivel internacional se encuentra actualmente en alrededor de US$1,200 a $1,300 por tonelada. Este precio guarda relación con la tendencia del precio del polipropileno, su principal sustituto sintético y por lo tanto con la tendencia en el precio del petróleo, como puede observarse en la gráfica anterior, por lo que se espera que los precios continúen alrededor de los niveles actuales. Los principales mercados de cotización de la fibra de sisal se encuentran en Brasil, Tanzania y China.

Principales problemas mundiales de la agroindustria del sisal y del henequén

a) Los términos de intercambio se han deteriorado, disminuyendo los precios reales, debido a la falta de interés por participar en el comercio mundial por parte de los productores.

b) Existen obstáculos al libre comercio, como la aplicación de aranceles a la importación de productos de sisal y el pago de subvenciones a las industrias.

c) La producción de sucedáneos sintéticos, como el polipropileno, ha desplazado el uso de esta fibra natural. Los productos de polipropileno se apoderaron del 55% del mercado del sisal y henequén en sólo 14 años en las décadas de los 70’s y 80’s, lo que representó un fuerte golpe para la producción en Brasil, México Kenia, Tanzania, Colombia, Madagascar y China.

d) El cambio tecnológico en las otras industrias ha provocado una menor utilización de cuerdas hechas de sisal y henequén. A su vez, la falta de investigación y desarrollo en la producción de la fibra ha tenido como resultado una reducción de la demanda.


e) En muchos casos, el sisal y el henequén son producidos de la misma forma que hace 50 años, con la misma tecnología obsoleta, con poco desarrollo, lo que ha llevado a la falta de productividad y eficiencia. Asimismo los productos obtenidos con su transformación son los mismos. Existe poca inversión, lo que se agrava si tomamos en cuenta que la mayoría de las zonas productoras viven en situación de pobreza.

f) La aplicación de políticas económicas inadecuadas en algunos países ha contribuido al declive de la industria.

g) Existe una baja utilización del cultivo, ya que solo se aprovecha la fibra de las hojas del agave, que representan apenas el 2% de la planta. El resto se constituye de biomasa y fibras cortas que son desperdiciadas, en el mayor de los casos quemadas y representan un costo tanto ambiental como financiero.

h) Falta de inversiones y de desarrollo de mercados, lo que ha contribuido a la caída. La industria del sisal y henequén ha tratado de frenar y resolver los problemas enunciados arriba, con algunas iniciativas como:

Aprovechamiento y promoción de las bondades del sisal y henequén, ya que es ambientalmente sustentable y una planta resistente a la sequía, que puede cultivarse en suelos agrestes y con pocos nutrientes.

Mejoramiento del comercio internacional, a través de la acción concertada de organismos multilaterales, países y regiones productoras.

Políticas económicas adecuadas que generen y atraigan la inversión.

Incremento de la base de productos, fabricando además de los tradicionales (cordeles, sacos, etc.) aquellos que permitan aprovechar las ventajas tecnológicas, geográficas, ambientales y de costo que ofrece el agave, como la elaboración de pulpa, geotextiles, materiales de construcción, artesanías,
muebles, colchones y en la industria del automóvil.

Uso de los desperdicios. Las 300 mil toneladas de fibra producidas mundialmente, generan cerca de 15 millones de toneladas de desperdicios.

Actualmente se ha buscado la forma de explotar comercialmente esta cantidad de biomasa, a través de la generación de biogás, alimento pecuario, abono, productos farmacéuticos, material para bolsas y como relleno.

Agave.- Planta natural de zonas semidesérticas. Existen diferentes variedades; sus hojas son largas, carnosas y con espinas. La mayoría sirve para producir bebidas alcohólicas (pulque, tequila, mezcal, sotol y bacanora), dependiendo de la especie. Sin embargo, de otras se pueden extraer fibras
textiles, como la lechuguilla o el henequén.

Altitud.- Altura en metros de cualquier punto de la Tierra. Se mide a partir del nivel del mar y equivale a cero metros.

Clima.- Conjunto de fenómenos atmosféricos (temperatura, presión, lluvia y viento) que caracterizan un lugar por largos periodos de tiempo. El clima determina el tipo de vegetación y la fauna predominante.

Clima cálido húmedo.- Clima cálido con temperaturas promedio superiores a los 18° centígrados con lluvias todo el año o lluvias muy abundantes en verano y otoño. Se presenta en el sureste del país, abarcando parte de Veracruz, Tabasco y Norte de Chiapas.

Clima cálido subhúmedo.- Condiciones de temperaturas promedio que van de los 18° a 26° centígrados y más, con lluvias.

Clima seco y semiseco.- Llamado también seco estepario, se caracteriza porque llueve poco. Se presenta principalmente en la Altiplanicie Mexicana y en las llanuras al norte del Trópico de Cáncer, con excepción de la costa del Golfo que recibe la humedad del mar. La falta de lluvia se debe al descenso de los vientos llamados contralisios, que tienen poca humedad por lo que no producen lluvias.

Exportaciones FOB.- Comprenden los bienes y servicios prestados por unidades residentes a no residentes con destino al resto del mundo y que salen definitivamente del territorio económico; valoradas en puerto de origen.

Fibras.- Filamentos obtenidos por procedimiento químico de tejidos orgánicos vegetales o animales; también las hay sintéticas, derivadas del petróleo. Su principal uso es en la industria textil.

Importaciones.- comprenden los bienes y servicios prestados por unidades no residentes a residentes procedentes del resto del mundo que entran definitivamente al país.





 

Califica este artículo Thank you for your vote!
 
 
 
 

PREPARANDOSE PARA LA INSPECCION EXTERNA DE UN GRUPO COMUNITARIO DE PRODUCTORES ORGANICOS- CGG
Una de las facetas más importantes de la certificación orgánica, lo constituye sin lugar a dudas la inspección hecha por la ce...
 
Producción Orgánica de Lechugas de Especialidad y Verduras Para Ensalada 2ª parte
Aunque pocas enfermedades afectan a lechugas y verduras jóvenes aparte del mal de almácigo (damping-off), las plantas más grand...
 
“En Busca de la Certificación Orgánica” Consejos al Productor
El presente escrito, tiene como finalidad proporcionar algunos consejos útiles para aquellos productores, que pretenden certifica...
 
Estudio de Mercado de Productos Orgánicos en Sudáfrica (Segunda parte)
ACUERDO MERCOSUR-SACU MERCOSUR suscribió un Acuerdo de preferencias fijas con la Unión Aduanera Sudafricana (SACU), integrada...
 
Incentivan la Utilización Inteligente de los Recursos
Atarfil es una compañía firmemente comprometida con la Innovación y el desarrollo de productos y servicios, manteniendo el más...