Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

22 de julio del 2017
 Algodón convencional vs. Algodón orgánico
Autor:
http://siriartesano.com


Ver en la Revista >
Califica este artículo: Thank you for your vote!
 

ALGODÓN CONVENCIONAL:

Uso intensivo del Suelo:  Las plantaciones de algodón convencional representan más o menos, un 3% de la superficie cultivada del planeta. En el caso del algodón convencional, hablando de nivel económico es muy devastador en algunos casos, pues las semillas transgénicas no se reproducen como todas las demás semillas, obligando a los agricultores a comprar a las empresas productoras cada año de nuevo semillas y más pesticidas que es un desembolso enorme de dinero sobre todo si las cosechas no han ido bien.

Huella Hídrica:  El consumo mundial de algodón se estima que es el responsable de un 2,6 por ciento del consumo mundial de agua, este impacto se nota en el país en el que se ha producido, no en el que se consume el producto. Como es el caso de la historia del Mar de Aral en Uzbekistán que se ha reducido al 15% aumentando su salinidad en casi un 600% y todos los peces nativos han desaparecido de sus aguas. Más de 40.000 km2 del fondo del mar se encuentran ahora expuestos; las actividades comerciales relacionadas con la pesca se encuentran paradas desde hace mucho tiempo y la población cercana presenta una incidencia elevada de ciertas formas de cáncer y enfermedades pulmonares, entre otras patologías.

Biodiversidad:  Medioambientalmente, los plaguicidas usados en los monocultivos de algodón en todo el mundo son capaces de causar todo tipo de estragos en los hábitats y a su flora y fauna.
Tóxicos y Medio Ambiente:   El 25% de los pesticidas y fertilizantes usados en el mundo son rociados en los campos de algodón convencional, a pesar que estos campos tan sólo ocupan el 3% de las tierras agrícolas de todo el mundo. Además de la contaminación, la absorción excesiva de CO2 de la atmósfera está provocando la acidificación de los océanos, que se cierne como una gran amenaza para las comunidades de arrecifes de coral y mariscos.     
Tóxicos y Salud:   El 70% de los desecho industriales sin tratar en los países en desarrollo se disponen directamente en el agua contaminando sus suministros de agua potable existente y prolongando enfermedades infecciosas. La insalubridad del agua provoca al año 2,2 millones de muertes, de los cuales medio millón de niños es menor de cinco años. (OMS y UNICEF, 2000).  

Residuos:   Las montañas de ropa de poliéster sintético y algodón entre otros, terminan en basureros, principalmente africanos, donde no se descomponen en las aguas estancadas provocando la aparición de nuevas enfermedades y variedades de malaria mortales. Esta basura se arroja a un agujero en el suelo o si tenemos mala suerte primero se incinera. Ambos métodos contaminan el suelo, el aire, el agua; al incinerar la basura todos los tóxicos se liberan al aire y se generan nuevos tóxicos que son las dioxinas.

Consumo de Energía:   Se estima que el 10% de emisiones de CO2 globales provienen de la industria textil. En la fabricación de textiles y ropa se necesitan numerosas intervenciones (hilado, tejido, teñido, estampado, corte, confección y acabado) que requieren mucha energía para transformar los recursos naturales en productos, por ejemplo para generar electricidad para el calentamiento de agua y aire en el lavado o en el suministro de combustible para la maquinaria agrícola. Además las materias, fibras y prendas viajan a menudo por todo el mundo; algunas de nuestras prendas han dado la vuelta al mundo un par de veces hasta llegar a las tiendas con las consecuentes emisiones de CO2 en cada viaje.

Social:   La mayoría de las empresas textiles actualmente subcontratan toda o parte de la producción en lugares donde los costos de producción son inferiores. En estos países, el derecho de los trabajadores es suprimido para expresar sus preocupaciones ante las negociaciones.

Las consecuencias de este planteamiento del comercio textil son: explotación laboral principalmente en mujeres, explotación infantil, no prevención de riesgos laborales. En definitiva, en esta cadena, los Derechos Humanos Laborales están siendo violados sistemáticamente en países donde las legislaciones son más flexibles o inexistentes. Como consecuencia de estas decisiones se genera desempleo en los países de primer mundo desvalorando al pequeño productor, a los nuevos diseñadores, dando importancia a las grandes empresas que siguen siendo las que gobiernan el mercado con sus precios bajos, ofreciendo un producto de baja calidad, de corta vida, pero que al final de cuenta el consumidor sigue escogiendo.

ALGODÓN ORGÁNICO:
El algodón ecológico u orgánico, es el algodón que se cultiva siguiendo unas normas de cultivo sin uso pesticidas, controlando los insectos con repelentes naturales, rotación de cultivo y usando como base una semilla natural resistente a plagas. (No transgénica).

Las consecuencias del cultivo de algodón ecológico son el respeto de la biodiversidad del terreno donde se cultiva fomentando así la fertilidad para futuros cultivos, el respeto por la salud de los trabajadores y las personas que usarán dichos productos; también se fomentan las pequeñas economías locales ayudando así a los campesinos a ser más sostenibles con sus propias vidas.
           
El algodón orgánico es mucho más suave que el algodón convencional, permite a la piel una mayor ventilación y respiración. Además, se siente bien el saber que al usar productos de algodón orgánico estás contribuyendo al cuidado de las personas y del Planeta en general.
El algodón orgánico sólo utiliza productos naturales reportando beneficios a los productos, al medio ambiente y al consumidor.
Beneficios para los productores: no es tóxico, de esta manera preserva la salud de los productores perjudicados por la inhalación y contacto con productos químicos comúnmente utilizados en la agricultura convencional.

Beneficios para el medio ambiente: la ausencia de plaguicidas y el uso de algodón no modificado genéticamente (no transgénico) permite un mayor respecto por lo recursos naturales y el ecosistema
         
Beneficios para el consumidor: el uso de algodón orgánico evita alergias relacionadas con el uso indebido de productos químicos. La ausencia de residuos tóxicos, influye en que sea más suave y beneficioso para la piel.

“Cada vez que usamos un producto orgánico certificado, sumamos un valor añadido, un compromiso social y medioambiental. Estamos apostando por un mundo un poco más limpio y seguro, y estamos ayudando al Planeta, como así también cuidamos a nuestras familias, a los niños y a las generaciones venideras.”. CO

 

Califica este artículo Thank you for your vote!
 
 
 
 

Rescata investigador chiapaneco 28 de los 48 colores del algodón
Los cultivan 100 familias en Oaxaca y Chiapas con fines comerciales, señala el experto Julio César Domínguez, quien encabeza...
 
La aplicación de la tecnología desarrollada puede ejecutarse, pero precisa de un cambio en los hábitos y costumbres del agricultor local
En la actualidad, ya sea por motivos medioambientales o económicos, los microorganismos promotores del crecimiento vegetal (PGPR)...
 
La importancia de la materia orgánica en el suelo
Estamos acostumbrados a oír una y otra vez el término materia orgánica. Podemos tener una ligera idea de que cuanto mayor sea l...
 
Evolución de la fertilidad química de algunos suelos de la zona sur Cuantificando la pérdida de fertilidad de los suelos.
Es ampliamente reconocido el gran deterioro que presentan los suelos del país, esto debido al mal manejo histórico de nuestros s...
 
Fertilizantes orgánicos, órgano-minerales y enmiendas orgánicas
Entrevista a Rafael Gómez (Departamento de comunicación de AEFA) El Dr . Rafael Gómez es Ingeniero Agrónomo y trabaja en ...