Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

19 de noviembre del 2017
Maíz: nueva enfermedad confirmada en Estados Unidos
Autor:
Por: Gloria Viotti


Ver en la Revista >
Califica este artículo: Thank you for your vote!
 

En una reciente investigación publicada, se ha confirmado la presencia de Sigatoka bacteriana en la producción de maíces de todo el corazón de EE.UU.

El pasado 26 de agosto el USDA –U.S. Department of Agriculture– confirmó la presencia de una nueva enfermedad que perjudica a la producción de maíces: Sigatoka bacteriana. De acuerdo con el anuncio, la bacteria causante de este malestar sería Xanthomonas vasicola pv. vasculorum (Xvv), aunque no se considera de importancia cuarentenaria. Por tanto, “se le aplicará el mismo tratamiento que a otras enfermedades bacterianas de maíz, como el tizón bacteriano de Goss”, resaltó el patólogo de plantas Doug Jardine, de la Universidad del Estado de Kansas (EE.UU).

Esta situación es sumamente nueva para los productores de EE.UU y genera incertidumbre, ya que no está claro si se producirán bajas en los rendimientos de este año a causa de este patógeno, afirmó el especialista.
La enfermedad, se cree, ha surgido en maíces de Sudáfrica, pero sobre todo ha sido asociada a la enfermedad de engomado de la caña de azúcar. Hasta el momento, no se sabe cómo llego a EEUU o el tiempo que ha estado presente. Se observó por primera vez en las muestras enviadas a la Universidad de Nebraska-Lincoln en el año 2014, pero la falta de información histórica y de los métodos de diagnóstico adecuados retrasó su identificación.

Fue el USDA quien identificó positivamente las bacterias de una muestra recogida en Nebraska en agosto 2016. Posterior a su confirmación inicial, se comenzó un estudio de los campos de maíz en toda la zona de maíz occidental. “Sigatoka bacteriana ahora se ha identificado en nueve estados, incluyendo Nebraska, Kansas, Colorado, Iowa, Illinois, Minnesota, Dakota del Sur, Texas y Oklahoma”, expresó Jardine. En Kansas, la presencia de esta enfermedad se ha identificado positivamente en doce condados, la mayoría de los cuales están ubicados en el altiplano. Además, tres condados adicionales han tenido maíz con síntomas de la enfermedad, aunque las muestras aún no han sido confirmadas por el análisis de ADN.

Las hojas de maíz infectadas exhiben rayas finas de bronceado a color marrón, y de un largo variable. Para el ojo inexperto, la enfermedad puede parecer muy similar a la enfermedad foliar micótica común, con manchas gris (Cercospora zeae-maydis). El experto considera que “una de las claves de diagnóstico es que la Sigatoka bacteriana tiene lesiones estrechas y onduladas con bordes a comparación con la mancha foliar gris, que tiene lesiones muy afiladas, bordes rectos que siguen las nervaduras de la hoja. A veces las lesiones se producen cerca de la nervadura central y en otros casos, se producen a través de la lámina de la hoja”.
Una segunda clave para el diagnóstico es que, a contraluz, la luz pasa de modo transparente a través de lesiones de mancha bacterianas a diferencia de la mancha foliar gris, que bloquea la luz y aparece como opaco. Los síntomas de la enfermedad se han observado en la etapa de crecimiento V7 en el maíz, con lesiones que aparecen en las hojas inferiores primero. Las lesiones pueden ampliarse para cubrir áreas más grandes y, en condiciones favorables, se extienden a las hojas superiores. En casos extremos, las lesiones pueden llegar a ampliarse en toda la longitud de la hoja y unirse para formar grandes áreas necróticas.

No hay información disponible sobre cómo la enfermedad se ha extendido a tantos estados, dijo Jardine, pero una hipótesis actual que se considera es que se transmite por semilla. El movimiento dentro del campo o de un campo a otro puede ser por las bacterias acarreadas por el viento. A diferencia del tizón, no pareciese que necesitara una herida en el tejido para entrar en la planta.
¿Bajo qué condiciones es más probable que ocurra?
”Está asociado con maíz continuo y pivotes en campos de producción con riego”, aseguró Jardine. Esta es probablemente la razón por la que los condados positivos a esta nueva enfermedad en Kansas estén en la parte occidental del estado. La enfermedad también se ha encontrado en los campos de riego por surcos, así como los campos de secano en rotación de maíz y soja.

Ninguna investigación ha sido llevada a cabo hasta la fecha para determinar si habrá algún impacto en el rendimiento. Según el patólogo de plantas del Estado de Kansas, las prácticas recomendadas de manejo de la enfermedad son actualmente limitadas; dado que es una enfermedad bacteriana, los fungicidas no son una opción. Y además, debido a la naturaleza altamente erosionable de la mayoría de los suelos de Kansas, la eliminación de los rastrojos no es probable que sea una opción, excepto tal vez en el sureste de Kansas.

“No sabemos cuánto tiempo las bacterias pueden residir en los restos de cultivos, pero por observación, puede sobrevivir hasta el año de rotación luego de soja”, relató el patólogo. Y agregó: “las observaciones en los ensayos de demostración híbridos en Nebraska indican que existen diferencias en la respuesta a la enfermedad de un híbrido a otro, siendo algunos mucho más susceptibles que otros. A largo plazo, la selección de híbridos con buen comportamiento, al igual que con el tizón por Clavibacter, será el principal método de manejo”.
Por: Doug Jardine 1
1 Extraido: K-State Research and Extension.
Xanthomonas vasicola pv. vasculorum

La posibilidad de la presencia de una nueva enfermedad en un cultivo puede generar desde indiferencia hasta pánico. La indiferencia aumentará la probabilidad de llegar tarde para evitar su diseminación, mientras que el pánico reducirá el área de cultivo de la especie por el temor a perder la cosecha. Por la importancia que reviste el maíz en el sistema agrícola de nuestro país, ninguna de estas opciones es factible.

A continuación, analizaremos la situación de Xanthomonas vasicola pv. vasculorum (Xvv) en Argentina.
Se trata de una bacteria que produce síntomas fácilmente confundibles con otras enfermedades de origen fúngico o bacteriano, por lo que podría estar presente y no ser reconocida a simple vista, o con las herramientas básicas para el diagnóstico. Hasta el momento, en el país no se ha documentado la identificación de Xvv asociada a alteraciones en maíz, ni en otros hospedantes susceptibles reconocidos a nivel mundial. Esto no implica necesariamente su ausencia, sino que no existen estudios suficientes para determinar la situación en los cultivos locales, por lo que sería necesario tener algunos cuidados que minimicen la probabilidad de su ingreso y diseminación dentro de nuestra frontera.

Los principales temas a tener en cuenta de acuerdo a la información disponible serían, entre otros:
a) su diseminación a través de semillas infectadas
b) la coexistencia de cultivos de caña de azúcar (su hospedante principal en el mundo) con el maíz en algunas regiones de Argentina, aumentando las posibilidades de multiplicación del patógeno y su fácil distribución a nuevas áreas.
Estos cuidados serían de gran importancia debido a que, -aún cuando no estuviera determinado el impacto económico de la enfermedad-, la posibilidad de la generación de variantes espontáneas más agresivas de la bacteria o la incorporación a un sistema productivo cuyo ambiente sea propicio para las infecciones en materiales genéticamente susceptibles, podrían desestabilizar la producción.
Cabe resaltar que no existen hasta el momento, productos químicos que protejan y/o neutralicen el avance de la enfermedad.

Este es un desafío sanitario que sólo tendrá éxito con el trabajo conjunto de instituciones públicas y empresas privadas, ya que el cuidado para la neutralización de cualquier foco infectivo o el ingreso de materiales enfermos, es responsabilidad de todos. La colaboración de la red productiva será de vital importancia para llevar a cabo los estudios de relevamiento de la bacteria en los cultivos, así como del conocimiento necesario para su diagnóstico y manejo. CO

 

Califica este artículo Thank you for your vote!
 
Galería:
 
 
 

¿Por qué Colombia decidió importar fertilizantes para el agro?
Colombia compra fertilizantes importados para regular precios internos Colombia le apuesta a los fertilizantes importados, que ...
 
Fertilizantes orgánicos, órgano-minerales y enmiendas orgánicas
Entrevista a Rafael Gómez (Departamento de comunicación de AEFA) El Dr . Rafael Gómez es Ingeniero Agrónomo y trabaja en ...
 
México prohíbe a Monsanto la siembra de soya transgénica
La Suprema Corte suspende temporalmente el cultivo del producto en Campeche y Yucatán, al sureste del país La Suprema Corte m...
 
Fertilizante de pescado hidrolizado probado en producción orgánica de vegetales
En la producción de vegetales orgánicos, el nitrógeno es importante aunque puede ser costoso de manejar. El manejo del nitróge...
 
Normas propuestas por IFOAM para la Acuicultura Orgánica
La conversión a acuicultura orgánica es un proceso de desarrollo de prácticas de crianza que fomentan y mantiene un ecosistema ...