Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

12 de diciembre del 2017
El boom orgánico en Alemania
Autor:
Pepita/ http://ezla.de/


Ver en la Revista >
Califica este artículo: Thank you for your vote!
 

Aún más alemanes compran alimentos orgánicos. La agricultura ecológica ya no es un nicho de mercado, sino un segmento de mercado importante y creciente. Sin embargo, la demanda de los productos orgánicos sigue creciendo más rápido que la oferta de alimentos orgánicos en Alemania.
Aunque el número de las empresas orgánicas y de las superficies también crece, la oferta nacional no es suficiente para el abastecimiento del mercado. Por eso Alemania, como muchos otros países europeos, depende de las importaciones. Al mismo tiempo que muchos agricultores orgánicos alemanes abandonan su negocio.
Según un estudio del Ministerio Federal de Alimentación y Agricultura de Alemania, casi la mitad de los consumidores alemanes aprecian características de los productos como la producción orgánica o la sostenibilidad. Alemania es el segundo mercado orgánico más grande en el mundo después de los Estados Unidos y tiene una potencialidad que no muestra ninguna señal de agotamiento. Las ventas de los productos orgánicos aumentaron aproximadamente cinco por ciento a 7.91 mil millones de euros en 2014. Aunque la tendencia del año significaba disminuciones de precios para productos convencionales, se pudo aumentar el precio de muchos productos orgánicos.
Según un estudio realizado en 2013 por el Ministerio Federal de Alimentación y Agricultura en Alemania, los consumidores que prefieren los productos ecológicos suelen ser más bien personas grandes, mujeres, con conciencia medioambiental y están dispuestos a gastar más dinero en productos orgánicos y de alta calidad. Los puntos de venta más populares en este contexto son los supermercados orgánicos, las tiendas naturistas, los mercados semanales y la compra directa al agricultor. Sin embargo, los consumidores que valoran la producción orgánica prefieren los alimentos de la región más que los productos orgánicos. Los consumidores que tienen conciencia medioambiental y de calidad estarían dispuestos a gastar más dinero en alimentos de la región, si estos estuvieran controlados de manera oficial y más uniforme. Los consumidores vegetarianos y veganos también tienen un papel importante para el mercado orgánico. Esta tendencia consigue más bien nuevos clientes para los productos orgánicos, y a su vez disminuye el consumo de los productos animales orgánicos.
La demanda de los productos orgánicos sigue creciendo más fuertemente que la oferta de los productos orgánicos alemanes. El número de las empresas orgánicas creció un 2.9% a 23,950, lo que corresponde a una cuota de 8.4% de la agricultura total. Sin embargo, ni el desarrollo de las empresas ni las superficies siguen al ritmo del aumento de la demanda. La oferta nacional ya no es suficiente para el abastecimiento del mercado. Por lo tanto, Alemania, como muchos otros países europeos, depende de las importaciones. Así los agricultores extranjeros se benefician del boom orgánico alemán y al mismo tiempo muchos agricultores alemanes quiebran ya que los costos de producción orgánica aumentan más que los costos de la producción normal. Por ejemplo, las instalaciones del biogás generan ingresos más elevados debido a la ayuda estatal para el cultivo de plantas energéticas. Como resultado, cada año, aproximadamente, 600 agricultores orgánicos abandonan su negocio o se cambian a la agricultura convencional.
De hecho aproximadamente 10% de los huevos orgánicos y la mitad de las manzanas provienen del extranjero, según los datos de la Compañía de Información del Mercado Agrícola (AMI). Por lo tanto, los agricultores orgánicos alemanes tienen que luchar duro o cambiar sus estrategias para sobrevivir las importaciones masivas. Otro problema relacionado con las importaciones orgánicas son los sistemas de control divergentes de los países exportadores. Por ejemplo, en Alemania existe una obligación más estricta en cuanto a la documentación y el seguimiento que en otros países.
Muchos consumidores son conscientes de lo anterior y basan sus decisiones de compra en un criterio aún más importante: la certificación orgánica alemana, el “Bio-Siegel”. Desde su introducción en 2001, la certificación ha cambiado el mercado orgánico radicalmente. Los consumidores pueden reconocer de un vistazo si el producto ha sido producido y controlado según la legislación de la Unión Europea (UE) sobre la agricultura ecológica. La certificación confirma, que por lo menos 95% de los ingredientes provienen de la agricultura orgánica. 72% de los consumidores alemanes reconocen el sello alemán, el ”Bio-Siegel”, según un estudio realizado en 2012 por la Universidad de Gotinga. El estudio cubrió las siguientes certificaciones: el sello alemán de “Bio-Siegel”, la certificación ecológica de la Unión Europea, Fairtrade, Neuland, Marine Stewardship Council (MSC) y tres certificaciones falsas no existentes. La certificación alemana, el “Bio-Siegel”, es claramente la más conocida de las certificaciones estudiadas con un 95,3%.
Especialmente la combinación Fairtrade y Bio tiene una buena aceptación entre los consumidores alemanes. Según los primeros cálculos de Fairtrade Alemania, 79% de los alimentos vendidos el año pasado con la certificación de Fairtrade fueron también certificados como orgánicos. En cambio, la certificación orgánica de la UE es más bien percibida como desconocida y muy poco confiable. A productos importados y no envasados se les puede otorgar también esta certificación orgánica.
Por otro lado, esto significa mejores oportunidades para otros países, que pueden aumentar sus ventas con los productos y certificaciones orgánicos. Aproximadamente un 16% de las casi 1.9 millones de empresas orgánicas están en América Latina, según un estudio de la Universidad de Gotinga. Argentina, por ejemplo, tiene la segunda superficie agrícola de cultivo orgánico más grande del mundo. A pesar de la demanda creciente de alimentos orgánicos en América Latina, la exportación sigue siendo el objetivo más importante de la producción latinoamericana.
Este objetivo se logra a menudo mediante cooperativas formadas por pequeñas empresas para obtener la certificación orgánica o Fairtrade. Los productos orgánicos y exportados más importantes son entre otros: café, azúcar, soja, arroz y jugos de fruta. Especialmente el mercado brasileño se desarrolla muy rápidamente. La red brasileña de las empresas orgánicas ha aumentado constantemente en los años pasados, de 12 empresas en 2005 a 74 en 2012, y así demuestra un volumen de negocios por exportación de 129.5 millones de USD. Además, invierten muchas cooperativas con más frecuencia en la combinación “Bio” y Fairtrade para fomentar la agricultura respetuosa con los recursos y la ayuda social.
Brasil sólo es uno de varios ejemplos significativos, que demuestran lo importante que será el aprovechamiento del mercado orgánico para las cooperativas y empresas pequeñas en el extranjero. CO

 

Califica este artículo Thank you for your vote!
 
 
 
 

Manejo agronómico de berries orgánicos en Chile (Primera parte)
Los berries son frutos del bosque adaptados a la producción agrícola, y responden muy bien al manejo orgánico, especialmente a ...
 
Agricultores Indios logran récord mundial de cosechas sin usar transgénicos, una auténtica revolución verde
Una total revolución verde, sin pesticidas, transgénicos ni productos químicos se hizo realidad hace dos temporadas y lo consig...
 
La urgencia de una transición hacia la agricultura ecológica
El pasado 16 de octubre se llevó a cabo en las instalaciones de la exfacultad de antropología de la Universidad Autónoma de Yu...
 
Materiales utilizados en la producción orgánica
OMRI (Instituto de Revisión de Materiales Orgánicos) estuvo en Chapingo el pasado junio impartiendo un taller de capacitación a...
 
Cultivo y cuidados del Cilantro
Por: http://www.ecoagricultor.com El cilantro es una hierba parecida al perejil en su aspecto, pero con un sabor muy diferente,...