Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

19 de noviembre del 2017
Producción orgánica de amaranto (Amaranthus caudatus) (Tercera y última parte)
Autor:
Manuel B. Suquilanda Valdivieso FAO / FIAT / PANIS


Ver en la Revista >
Califica este artículo: Thank you for your vote!
 

Es importante la temperatura del medio ambiente, para el cultivo del amaranto pues las heladas y las bajas temperaturas llegan a afectarlas. Generalmente el cultivo de esta planta milenaria se realiza durante el ciclo agrícola primavera-verano en condiciones de temporal y utilizando el método de siembra directa, que resulta mucho más económico para los agricultores. En esta última parte hablaremos de la época de siembra y variedades.
Fertilización complementaria
De manera complementaria, para contribuir al mejor desarrollo y productividad del cultivo, se recomienda la aplicación de aspersiones foliares a base de BIOL. Se deben hacer tres aplicaciones de BIOL al 2%. (4 litros diluidos en 200 litros de agua/ha).
Las aplicaciones del BIOL, se deben hacer en los momentos de mayor actividad fisiológica del cultivo, esto es:
La primera aplicación: a los 45 días después de la siembra
La segunda aplicación: al inicio de la floración, y
La tercera aplicación; cuando el grano esté formado.
Para mejorar la adherencia del producto a las hojas puede utilizarse como fijador 2 litros de leche o suero por cada 200 litros de dilución o 4 litros de agua de hoja de tuna por cada 200 litros de dilución.
Cuando no se dispone de BIOL, también se pueden realizar aplicaciones foliares a base de “abono de frutas” a una dosis de 4 cc/litro de agua, con una frecuencia de cada 8 a 15 días. Alternativamente se puede recurrir a aplicaciones de productos orgánicos de la agroindustria, tales como: Extracto de Algas, en una dosis de 3 a 5 cc por litro de agua o New fol plus, en una dosis de 2.5 a 3 gramos por litro de agua, con una frecuencia de cada 8 a 15 días.
Las aplicaciones de biofertilizantes (biol, purin, abono de frutas, vinagre de madera, extracto de algas) y harinas de rocas (roca fosfórica, sulpomag, cal agrícola, etc), se deben hacer entre el tercer día de luna creciente y el tercer día de luna llena, pues en este espacio de tiempo los granos de este cultivo son estimulados por la luz de las fases lunares.
Riegos
El cultivo del amaranto requiere de riego, especialmente en los primeros 30 días a partir de la emergencia y posteriormente en la etapa de floración, formación de la panoja y llenado del grano. Los riegos se harán a través de los surcos por el sistema de gravedad. No se recomienda el riego por aspersión porque se corre el riesgo de que proliferen enfermedades causadas por hongos. Si el agua de riego que se dispone se administra por aspersión, será necesario que este se haga en horas de la mañana o en horas de la tarde bajo condiciones de tiempo nublado.
La cantidad mínima de agua requerida para producir amaranto, es de 400-600 mm/ ciclo/ha de cultivo (4000 a 6000 m3 de agua/ciclo/ha); se considera que el amaranto al igual que la quinua es capaz de soportar, severos y prolongados períodos de falta de humedad durante las diferentes etapas de su crecimiento y desarrollo.
Los excesos de humedad pueden causar daños significativos en el cultivo y bajas sensibles en su productividad.
Implementación de barreras rompevientos
La fuerza del viento, que se produce en las épocas cercanas a la cosecha, puede afectar al cultivo del amaranto, produciendo su acame y consecuentemente una baja sensible en su rendimiento, por lo que se hace necesario proteger a los campos de cultivo con barreras “corta vientos” que pueden implementarse utilizando especies forestales nativas de bajo fuste yagual, quishuar, chilca, etc.). Las barreras corta vientos, también contribuyen a que el ambiente sea más abrigado, a que el suelo no pierda humedad rápidamente y a que los cultivos se protejan de la acción ocasionada por las bajas temperaturas, especialmente en terrenos planos.
Rotaciones del cultivo
Es conveniente efectuar una rotación adecuada de cultivos para evitar, la mayor incidencia de plagas y enfermedades, y el uso preferencial de los nutrientes, en especial de algún elemento por la misma planta.
Las rotaciones más utilizadas en Sudamérica donde se cultiva el amaranto, son: papa - amaranto - cereales - haba; papa - cereales - amaranto - haba; papa - maíz - amaranto – chocho.
Manejo ecológico de plagas
Insectos plaga
En el amaranto son pocas las especies de insectos que constituyen plagas de importancia económica bajo las condiciones agroecológicas del área andina donde se cultiva.
Entre los principales insectos plaga que atacan al cultivo de amaranto se encuentran los siguientes:
Insectos chupadores
Son aquellos que extraen la savia de las plantas produciéndoles heridas que se infectan causándoles la muerte. Entre estos insectos los más frecuentes son los siguientes: pulgones, chinches, moscas blancas.
Para el control de pulgones y moscas blancas se recomienda realizar aspersiones foliares con Neem X, en una dosis de 3 a 5 cc/ litro de agua, cada 6-8 días, o extracto alcohólico de ajo-ají (7 cc/litro de agua). Mientras que para el control de chinches, se deben realizar aspersiones al follaje con Metharhizium anisopliae en una dosis de 2.5 gramos por litro de agua cada 8 días.
Insectos masticadores
Son aquellos que devoran las hojas impidiendo el desarrollo de las plantas, por cuyo motivo son fácilmente detectables. Estos insectos ponen sus huevecillos debajo de las hojas donde se protegen del sol. Entre estos insectos encontramos los siguientes: gusanos trozadores, grillos y moscas minadoras.
Para el control de gusanos , se recomienda asperjar el follaje con Bacillus thuringiensis Bacillus thuringiensis (Dipel o Thuricide) en una dosis de 2.5 gramos por litro de agua cada 8 días, o Neem X, en una dosis de 3 a 5 cc/ litro de agua, cada 6-8 días. Para el control de grillo, se deben realizar aspersiones a la base del tallo con Metharhizium anisopliae, en una dosis de 2.5 gramos por litro de agua cada 8 días; mientras que para el control de moscas minadoras se pueden hacer aspersiones foliares a base de: extracto alcohólico de ajo-ají (7 cc/litro de agua) o Neem X, en una dosis de 3 a 5 cc/ litro de agua, cada 6-8 días.
Barrenadores
Esta clase de insectos perforan los tallos o la raíz de los cultivos. Cuando las plantas son atacadas por estos insectos, las hojas se marchitan y mueren. Entre los insectos barrenadores más frecuentes del amaranto encontramos los siguientes: gusano barrenador del tallo.
Para evitar la presencia de gusanos barrenadores y trozadores, se recomienda efectuar labranzas tempranas y profundas, para destruir pupas invernantes antes de que emerjan con el inicio de la temporada de lluvias, y lo segundo con la finalidad de exponer a los rayos ultravioleta las larvas y pupas así como a la acción de los controladores biológicos. Durante el desarrollo del cultivo es indispensable mantener el campo libre de malezas, debido a que estos insectos tienen un amplio rango de plantas hospederas donde inician sus infestaciones. En áreas bajo riego se debe realizar un riego para ahogar pupas invernantes, sobre todo cuando el cultivo anterior ha sido susceptible.
Para el control de esta plaga, se puede recurrir a la elaboración de cebos a base de 50 kilos de cascarilla de arroz, 6 litros de melaza, 70 litros de agua y 250 gramos de Bacillus thuringiensis (Dipel o Thuricide), se mezclan estos ingredientes y liego se depositan pequeñas porciones del preparado junto a los tallos atacado.
Control de los pájaros
Cuando la cosecha de amaranto está próxima, sus pequeños granos, suelen atraer a grandes cantidades de pájaros que pueden causar bajas sensibles en el rendimiento de este cultivo. Para su control se recomienda utilizar espantapájaros o ruidos generados por “cohetes voladores” o pequeños cañones accionados a gas que se colocan en los campos cultivados para que actúen de manera programa en los momentos en que acuden las bandadas de pájaros. También se puede recurrir al uso de afrecho de trigo, maíz o el mismo amaranto embebido en alcohol de 90º por el lapso de 24 horas, que luego se aplica como cebo en las sementeras cultivadas.
Enfermedades
No ocurren problemas fitosanitarios mayores mientras se cultiva el amaranto en pequeñas parcelas, como borde, o en mezcla con otros cultivos. En cambio se observa una fuerte incidencia de plagas en los campos de cultivo comercial.
Las enfermedades mas frecuentes que se presentan en el amaranto son causadas por poblaciones de hongos (Rhizoctonia spp), (Phytopthora spp) y Carbón de la espiga (Ustilago sp).
La presencia de Rhizoctonia se manifiesta como un estrangulamiento en el cuello de la raíz, con manchas de color negro que hacen caer a la planta. La presencia de Phytopthora, conocida por los agricultores como “lancha”, se detecta por un marchitamiento parcial o total del follaje, con una infección que comienza en la base del tallo o en la raíz, donde aparece una lesión de color café oscuro.
El carbón de la espiga (Ustilago sp) aparece cuando la espiga ya está formada, poco antes de la cosecha. Las semillas son reemplazadas por masas de esporas. Al romperse la membrana que cubre las esporas sueltan un polvillo de color café o negro.
Para prevenir enfermedades causadas por hongos, se recomienda utilizar semilla sana y desinfectar la semilla con hidróxido de cobre (Kocide 101) 2.5 gramos por kilogramo de semilla o ceniza vegetal 4 gramos por kilogramo de semilla.
Para el control orgánico de hongos se permiten los siguientes productos: aspesiones foliares con caldo sulfocálcico (10 litros en 200 litros de agua), caldo bordelés, Hidroxido de cobre (Kocide 101: 2,5 gramos/litro de agua).
Cosecha, post-cosecha
y transporte
Cosecha
La cosecha se realiza de los 5 a 7 meses después de la siembra, dependiendo de los cultivares y localidad; esta labor se efectúa cuando las plantas hayan alcanzado la madurez fisiológica. La cosecha tiene cinco fases: corte o siega, formación de parvas, trilla o azotado, limpieza y venteo, secado y almacenamiento.
La cosecha de este cultivo, se debe realizar entre el tercer día de luna menguante y el tercer día de luna nueva (noche oscura); bajo estas condiciones, los granos tienen una mayor duración, tienen mejor sazón y son más resistentes al ataque de insectos y microorganismos; igualmente pueden almacenarse. La importancia de cosechar en esta época se manifiesta en la calidad de los productos cosechados por la concentración y elevada riqueza de savia que poseen.
La cosecha de un grano tan pequeño causa dificultades y un elevado requerimiento de mano de obra (20 a 40 jornales por ha) por ello es aconsejable el uso de una trilladora estacionaria de trigo que ha dado buenos resultados, a condición de que se regule la velocidad del tamizado y se utilice una zaranda de grano fino. Se estima que una cosecha de 1200 kg se puede trillar en un lapso de 4 a 6 horas, con la ayuda de 3 obreros y después de que las plantas han sido secadas por 2 a 3 días al sol. La cosecha demanda las siguientes labores:
1. El corte o siega
Se realiza utilizando hoces, cuando las plantas hayan alcanzado la madurez fisiológica, se corta a 20 cm del suelo y se va colocando en gavillas pequeñas como para ser trasladadas después a un lugar definitivo, donde completarán su madurez y perderán humedad; ésta operación se efectúa preferentemente en horas de la mañana para evitar el desgrane. Se tiene algunas experiencias exitosas utilizando cosechadoras combinadas, las que efectúan el corte y trilla en el propio campo y al mismo tiempo; esta se facilita en campos uniformes y que las plantas no presenten panojas decumbentes.
2. Formación de parvas
Una vez cortadas las plantas se forman parvas colocando todas las panojas en un mismo sentido y formando montículos, con la finalidad de que pierdan humedad, lo suficiente como para ser trilladas, de ésta manera también se podrán proteger de las eventuales lluvias que pudieran caer, las parvas permanecen de 10-15 días, debiendo controlarse posibles calentamientos sobre todo cuando se cosecha plantas con mucha humedad.
3. Trilla o azotado
Se realiza cuando las plantas estén totalmente secas y por ende el grano se puede desprender fácilmente, para ello se extienden lonas en el suelo, luego se colocan las panojas formando gavillas en sentido opuesto y unos sobre otros para luego golpearlas o azotarlas con palos o lazos hasta desprender el grano de la panoja, en algunas lugares de la zona andina se pisotea con animales dando buenos resultados.
4. Postcosecha
Limpieza y venteo
Se realiza una vez desprendidas las semillas que quedan juntamente con las fracciones de inflorescencias, ramas, tallos, hojas etc., se procede a separar los granos de la broza aprovechando las corrientes de aire, y luego utilizando tamices o cernidores preparados especialmente para este tipo de grano, se obtiene la semilla limpia.
Actualmente, se está utilizando pequeñas trilladoras estacionarias manuales o activadas por motor con excelentes resultados.
Secado y Empacado
Una vez que se tiene el grano limpio, se debe secar al sol hasta que pierda la suficiente humedad y posea un máximo de 12% de humedad, para ello es necesario extender el grano al sol durante un día, caso contrario se produce fermentaciones y amarillamiento disminuyendo su valor comercial.
El grano limpio y seco, se debe envasar de preferencia en costales de yute o tela con capacidad para 45.45 kg (1 qq) evitando usar los de plástico o polipropileno, sobre todo si se va a destinar a semilla.
Almacenamiento y Transporte
El almacenamiento del amaranto debidamente empacado, debe efectuarse en bodegas ventiladas y secas.
Costos de producción y análisis financiero
sEn el Cuadro 4, se muestran los coistos de producción para 1 hectárea de amaranto “orgánico” en la condiciones agroecológicas de las cuencas de la UNOCANC
Análisis financiero de la producción orgánica de amaranto
Ingreso Bruto:
Venta : 2 000 kg (44 qq)
de amaranto x 66.00 USD/qq = 3 000.00 US Costos de Producción/ ha = 1 898.40 US Ingreso Neto = 1 102.60 US
Relación: Beneficio/ Costo = 1.58
Por cada dólar invertido y recuperado se gana 0.58 dólares
Bibliografía
ALVARADO, S, DE LA ROSA, L. 2010. Guía técnica para la producción orgánica de amaranto.
MUJICA, A. BERTI, M. 1997. El cultivo de amaranto (Amaranthus sp.) producción, mejoramiento genético y utilización. Universidad de Concepción, Chl. Disponible en: http:// www.rlc.fao.org/es/agricultura/cdromm/contenido libro01/home 1.htm.
TAPIA, M., FRIES, A.M., MAZAR, I., ROSELL, C. 2007. Guía de campo de los cultivos andinos. FAO-Asociación Nacional de Productores Ecológicos del Perú. Lima, PE. 209 p.

 

Califica este artículo Thank you for your vote!
 
 
 
 

La piña de Costa Rica ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos
El pasado 20 de marzo del 2015, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) celebró una audiencia para escuchar los al...
 
La semilla de salvia hispana o chía, otro superalimento
Dada la exigencia de rendimiento tanto físico, como mental en arduas jornadas de trabajo en estos tiempos, además del escaso tie...
 
Los beneficios de la semilla de chia para una buena salud
¿Cuáles son los beneficios de las semillas de chía? La chía posee muchos y grandes beneficios para la salud de los seres hu...
 
La producción orgánica para la agricultura familiar campesina
La agricultura familiar campesina, juega un papel esencial tanto en la producción de alimentos como en el mantenimiento de las e...
 
Prueban productores agricultura orgánica en Sinaloa
Desde hace dos años en Sinaloa se ha iniciado con la práctica de la agricultura orgánica, la cual, según estudios, resulta má...