Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

22 de julio del 2017
Los alimentos orgánicos en las garras del capital
Autor:
André Guerra


Ver en la Revista >
Califica este artículo: Thank you for your vote!
 

Cada vez más personas son conscientes de la incompatibilidad del deseo de la calidad de vida y la vida cotidiana actual en las grandes ciudades. Uno de los temas más serios es el hecho de que una encuesta reciente ha revelado que Brasil es el mayor consumidor de agrotóxicos del mundo. Además, la campaña "los agrotóxicos matan", dirigido por los movimientos sociales y académicos en la materia, estima que cada brasileño consume alrededor de 5,2 litros de veneno por año. El furor que está causando la campaña hace que una cantidad creciente de personas quieran cambiar sus hábitos y patrones de alimentación.

Sin embargo, con el oportunismo de las empresas transnacionales se corre el riesgo de no tener una "transformación", sino más bien un reajuste en el modelo ya arcaico. Acerca de esto, conversaremos con Sebastián Pinheiro, un experto en la materia. Agrónomo y Forestal, que actualmente trabaja en un Núcleo de Economía Alternativas (NEA), de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul (UFRGS). Entre otros libros escribió "Los ladrones de la naturaleza" y "Agricultura ecológica y la mafia y de los agrotóxicos en Brasil". Este año se puso en marcha la cartilla "Salud del Suelo", que aborda la importancia que los pequeños agricultores aprovechen las técnicas tradicionales y efectivas, que de acuerdo a Pinheiro, es la "biotecnología verdadera." Los textos también contienen datos, de cómo las grandes multinacionales invalidan la práctica de la agricultura de los pequeños agricultores, creando un nuevo mercado basado en la biotecnología industrial, supuestamente, "orgánica".

¿Cómo ve el tema de agrtóxicos hoy en día?

En 1978 comencé a dar capacitación sobre el uso de agrotóxicos. Había gente que abogaban por el uso adecuado de los agrotóxicos, y yo siempre decía que el mejor uso de los agrotóxicos era no usarlos. Me dijeron que estaba loco. En 1981, fui enviado a Alemania por Delfim Netto, del Ministerio de Planificación. Allí, me di cuenta de algo fantástico: en Alemania, los agrotóxicos eran una cosa del pasado, era en 1981. Alemania se estaba preparando para la biotecnología de punta del futuro. Llegué allí y vi que sólo se hablaba de la agricultura alternativa, aquí, hoy en día, se llama orgánica. Y ahora todavía estamos luchando contra los agrotóxicos.

¿Y cómo es la situación de los transgénicos?

Empecé a hablar de los organismos genéticamente modificados en 1986. Me dije que esto no llegaría lejos, las industrias tenían que tener algo bajo la manga. Nadie es tonto para comer veneno y tener cáncer, a pesar de que esta es una industria lucrativa. No se ve, pero comer veneno y el cáncer es altamente rentable. Basta con mirar a los médicos oncólogos. Cualquier persona que alcanza los 65 años comienza a quejarse de que la próstata le duele, duele esto o que le duele aquello. Cuando no debería de ser así. No debería de ser macabro. Debería estar contento de morir. Los transgénicos comienzan a ser creado como un mecanismo industrial, militar económico-financiero en el 1930.

¿Cómo es la regulación de los OGM?

En Asamblea Constituyente del 1988. El entonces diputado Carlos Araujo, ex esposo de Dilma Rousseff, en una ocasión me preguntó qué pensaba sobre la constitución. Le dije que tendría que ser añadido un elemento. Dije que un problema se plantearía, los impactos de los agrotóxicos estarían presentes en los cultivos genéticamente modificados. Las multinacionales exacerbarían su actuación y concentración del poder. Agrego, este elemento existe en la actualidad, es el 251 de la Constitución: "Toda investigación, trabajo o actividad relacionado con los organismos genéticamente modificados deben tener la autorización previa del estado de Rio Grande do Sul". En la Constitución está escrito esto.

¿Cuál es el destino de los agrotóxicos?

Tenemos la Ley 7802/89. Permítanme repetir una conversación que tuve con una persona de aquí [Rio Grande] del MST. Yo les dije que por cada acto de fiscalización que se realizara en relación a la ley, yo le pagaría $ 100 (dólares) - no los tengo, pero los pagaría. Cualquier fuese el acto de vigilancia de la Ley Nacional de los agrotóxicos y en cualquiera de los 25 estados de la Federación. Por supuesto, no debe ser cero, debe tener uno o dos por aquí o por allá, pero ¿por qué? ¡El monitoreo está prohibido!

¿Quién se beneficia de la ley hoy en día? Preste atención, lo que es el término acuñado por Bush para el mundo: el terror de la palabra. La palabra más importante en el mundo de estos últimos 10 años es el terror. El terror ha impuesto el miedo. El terror es el miedo que el pequeño imponga al grande cuando el grande no puede consigue controlar al pequeño. Esto es terrorismo. El miedo es parte de la vida cotidiana. Cuando me traes la palabra agrotóxicos, el contexto que veo por ahí es el miedo. Tengo miedo de los agrotóxicos, entonces quiero un alimento orgánico. ¿Será más caro o más barato? Entonces este será para una extrema y repugnante elite.

Esta es mi crítica de la campaña de los agrotóxicos. Me llevo bien con Stédile, yo lo conozco, pero yo le dije: no lo hagas, porque no lo vas a poder justificar. Yo siempre uso esta frase "Yo no doy tregua al enemigo ni municiones." El problema de los agrotóxicos en el mundo comienza en 1961 cuando la mujer estadounidense Rachel Carson, una gran biólogo, descubre que es el cáncer de mama era mortal en ese momento. Ella escribe una serie de cuentos en The New York Times acerca de lo que Estados Unidos estaba haciendo con su agricultura. De hecho, el petróleo se estaba convirtiendo en la agricultura. Lo compila en el libro "Primavera Silenciosa". En 1968, comienza una campaña contra los agrotóxicos en todo el mundo. ¿Quién hace esta campaña? Las industrias. Ellas crean una campaña de control. Es decir, dirigido y manipulado por ellos. Ellas usaban la tecnología. ¿Quién tuvo la última tecnología de los agrotóxicos? Alemania: 95%, Shell (anglo-holandesa) ESSO (Rockefeller Group).

¿Es posible producir alimentos orgánicos para toda la sociedad?

Y ¿por qué no?

¿Cómo trabaja usted para esto?

Estamos haciendo una campaña diferente. En esta campaña, se impartió un curso con el MST, los hijos de Sepe en Viamão (RS), durante tres días. Ya no estoy hablando de veneno, voy a explicar por qué. El veneno es un problema de la industria, no nuestro problema. ¿Cuál es mi preocupación: Yo tengo un suelo, el suelo está sano, la semilla que se le plante se va a desarrollar de una manera saludable, el fruto de esta planta será saludable y se comerá comida saludable. Tenemos una trilogía: suelo sano, plantas sanas, el hombre sano. ¿Tengo que gastar algo de dinero o tengo que educar? Yo no retrocedo. La industria puede inducir y manipular, pero yo estoy delante. La industria tampoco nunca ha afectado a su imagen. Nadie limpia la imagen de un producto en el mercado. Hoy en día las industrias de agrotóxicos están con los pies atados. Y yo voy a mantener los pies atados. Bayer no será una empresa "sostenible" de "inocua salubridad". Inocua, es la salud interior de las abuelas. Pero, ¿qué es la biotecnología, que es la agroecología?, sino criolla, india, indígena, negro. Bayer no lo es. La lucha no ha cambiado su plan. El plan es el mismo. Bayer es una empresa que fabrica el mismo producto, lo que cambió fue la matriz.


¿En qué plano debe ser llevada la lucha?

¿Cuál es el futuro? El futuro tiene una matriz tecnológica: la biotecnología. Si usted no sabe de biotecnología, no se podrá avanzar. Salir de la línea, porque van a ir otra vez. Es importante dominar que dominar la biotecnología, quilombola, criolla. Si va a crear un mercado por 25 años aquí, no estoy preocupado por ello. Me estoy preparando para el mercado dentro de tres años. La orgánica de Río Grande do Sul es uno de los mejores del mundo y no son de élite. Eso es lo que tenemos que hacer, pero la música que se toca es otra.

¿Hay un interés de las empresas transnacionales en los productos orgánicos?

Inglaterra, es un campeón en lo que induce y manipula. Ella es hoy la contrainteligencia. No creo que Bayer, con un presupuesto que es cuatro veces el de Brasil, y cuenta con 200 millones de habitantes, no proteja su marca, o su nombre. En 1986, yo estaba en IFOAM, la Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Orgánica, José Lutzenberger habló por América Latina, y yo, por Brasil. La preocupación era los agrotóxicos en Brasil. A la hora del café, me dijo que tenía un tío con una insignia en el pecho de Bayer. Y me encontré con él y cuatro personas de traje negro y corbata. Lutzenberger, me miró y dijo en alemán: "Perdone mi indiscreción, tengo una pregunta para pedir a los señores: esta es la quinta conferencia mundial sobre la agricultura orgánica, ¿qué hace su empresa aquí?". Usted sabe lo que el tipo me dijo: "Sepan que esta será nuestra más grande departamento dentro de los 20 años". Es decir, Bayer estaba proyectado ganar dinero en el futuro.

¿Cuál sería su participación en este nuevo mercado?

A veces no se ve. Ellos están aquí porque ahora son la primera línea de ANDEF [Asociación Nacional de Defensores Agrícolas, en la actualidad, la Asociación Nacional de Protección Vegetal], donde sobornó a funcionarios del Ministerio de Agricultura burócratas y corruptos. He sido testigo varias veces durante la dictadura, en Rio Grande do Sul, que pagan cientos de cruceros y ponen en manos de un periodista para que haga informes favorable para ellos. Hoy están en FIESP [Federación de Industrias de São Paulo].


¿Cuál es el papel específico de los negocios en esta nueva economía?

¿Usted todavía cree que existe un Estado-Nacional? No en los Estados Unidos existe. Lo que existe hoy en día es un órgano colegiado de las grandes empresas. Si quieres reír un poco: Jorge Gerdau Johannpeter es parte del gobierno Tarso Genro. Y lo peor que Tarso no sabe. Y no nos damos cuenta. El juego de hoy es esto. No hay Estado-Nacional. Quién manda es un colegiado de empresas. La palabra máxima de Adolfo Hitler fue eugenia. Si usted come la canasta básica de alimentos, y no necesita tener el derecho al voto, se cae por sí solo. Si usted come orgánicos, usted ascendió. ¿Qué tipo de sociedad es aquella donde los pobres se ven obligados a comer mierda y los ricos pueden pagar más por un alimento orgánico? ¿Es democrática, fraterna? No. Es una sociedad fascista. No tiene futuro.

¿Cuál es la responsabilidad que tienen las industrias de los agrotóxicos?

Cuando una industria que hace un agrotóxico, la primera preocupación que el gobierno busca es un registro. Debido a que la industria sólo es responsable por 99 años. La responsabilidad de un gobierno es eterna. ¿Quién registra los gobiernos? Él toma los intereses de la industria y realiza lo que la industria quiere. Es por eso que, en los Estados Unidos, cuando la industria quiere grabar algo, el Tío Sam dice: "Yo grabo, pero quiero un depósito de $ 250 millones para garantizar que no haya distorsión de los datos y si hay un problema Yo no distribuir a costa del pueblo estadounidense ". Recientemente hubo un problema con una caja de merienda de una escuela en relación a un veneno para ratas en los alimentos. No estamos discutiendo un problema importante. Veneno de la compañía, llamado Nitrosin, se declaró en quiebra hace 30 años. Observé y pensé quién es quién y por qué. Todo lo de hoy es juego de la inteligencia. Funciona así: el asesor décimo cuarto de la organización Mundial del Comercio, no es primero, sino décimo cuarto, llama para hablar con el presidente y dice: "Sr. Presidente, usted necesita crédito para la vivienda, salud, infraestructura estoy preparado para otorgarlo, con pluma en la mano, sólo necesita una cosa: OGM, agrotóxicos ...". Así es como funciona. Si desea puede llamar también al Globo, SBT, los pioneros.

¿Qué países registran agrotóxicos?

Hoy es Brasil. Brasil y China.

¿Hay algún episodio importante debido al uso de agrotóxicos en Río Grande?

Un día estaba en la UFRGS y viene una chica y dice que en Santa Cruz do Sul, padres de varios de sus amigos en Buenos Venancio estaban cometiendo suicidio. Le pregunté si eran los productores de tabaco, y confirmó mi pregunta. Como ella era abogada, le sugerí obtener los registros de lo ocurrido. Dijo que recopilaría lo ocurrido durante los últimos diez años. En Argentina, donde yo estudié, un profesor me dijo una vez que cuando los insecticidas fosforados fueron introducidos en el cultivo del tabaco, los suicidios aumentaron en nueve mil por ciento. Después de un tiempo, empecé a armar los perfiles de los prontuarios que trajo la abogada. Empecé a trabajar, con ella y otras dos personas, un médico con experiencia en mortalidad y un experto en fosforados. En un momento dado, le dije que no me gustaba lo que estábamos haciendo. Estábamos trabajando de acuerdo a la ciencia académica brasileña y yo no soy esto, yo no tengo y no quiero ser. Me dijo que teníamos que tener una actitud. Y una actitud no era la búsqueda de alegrarse del mal ajeno. La actitud sería dejar que la mierda. Ella me preguntó qué podíamos hacer. Me dijo que debíamos ir a la Comisión de Derechos Humanos y de hablar con un miembro del parlamento interesado en el tema, el diputado Marcos Rolim, después de este hecho nunca más fue elegido. Levantó la vista y propuso que hiciéramos una audiencia pública, que era lo que queríamos. Encontramos que en Río Grande do Sul, había el doble de suicidios en comparación con Brasil, y Buenos Venancio tenía cuatro veces el número de Rio Grande do Sul. Nos dimos un gran susto. Los resultados causaron un gran revuelo en todo el mundo. La situación fue divulgada por la agencia española, Reuters, AP, AFP, la agencia alemana, todo el mundo se hizo eco de la denuncia de Buenos Venancio. En todo el mundo, el suicidio es más común en el grupo de edad entre 17 y 18 o entre 60 y 70. En Buenos Venancio, de entre 30 y 35.

¿En qué medida estas industrias están interfiriendo en la manera de pensar acerca de la agricultura?

¿Usted sabe que está haciendo la "revolución verde" en África, sin agrotóxicos? Kofi Annan, Bill & Melinda Gates Foundation, Rockefeller Foundation, EMBRAPA. Todo el mundo está ahí y usted piensa ¿que "tiene que ver con la EMBRAPA para África?". Los principales centros financieros de todo el mundo están en África y no estamos, ni siquiera nos da esta cuenta, ni sabemos lo que significa. Nuestro problema hoy es que no se adaptan a la OMC y la economía global. Un hecho que llama la atención es que Nestlé está haciendo contratos de agroecología con los agricultores del noreste, aquí en Brasil. ¡Orgánica de Nestlé! La ley orgánica de Brasil no tiene nada que ver con los agricultores, se llama 10831/03. Hoy en Etiopía, hay 40 millones de personas mueren de hambre. ¿Sabes cuál es la propuesta de Nestlé y PepsiCo? Barras de granola. Una barra de cereales tiene un costo de 0,01 ciento. Tiene que ser vendido en $ 3 a las Naciones Unidas. Margen de beneficio ¿o no? Hoy en día, para los productos orgánicos, es necesario prestar una certificación orgánica puede llegar a costar hasta $ 25.000. La ley requiere que usted haga un certificado por ECOCERT de alimentos orgánicos, por ejemplo.

Para acceder a la entrevista en portugués: 
http://www.mst.org.br/node/12888

Traducción realizada por RAPAL Uruguay
Enero 2012

 

Califica este artículo Thank you for your vote!